EL BIOBUTANOL: ¿UNA PROMESA DE FUTURO? (II)

La semana pasada comenzaba una serie de post sobre uno de los proyectos de investigación que tengo entre manos y que seguramente me dará unos cuantos quebraderos de cabeza dentro de unos meses, cuando tenga dejar el teclado y bajar a la planta de sistemas piloto para poner en marcha los reactores. Pero mientras llega ese momento, tengo tiempo de contaros un poco por qué esos quebraderos de cabeza merecerán la pena.

Reactor de vidrio de 100 litrosHemos oido mucho hablar sobre algunos biocombustibles, como el biodiesel o el bioetanol, pero seguramente no tanto del biobutanol. ¿Qué es lo que ha hecho que se investigue sobre este nuevo carburante?

  • La necesidad de disminuir la dependencia que existe del petróleo, tanto por razones medioambientales como económicas.
  • La naturaleza química del bioetanol. Su proceso de mezclado y su distribución en las terminales de venta de combustibles presentan una serie de limitaciones que hacen que sea necesario tomar ciertas precauciones.

Un biocarburante que podría complementar e incluso sustituir al bioetanol es el butanol. El butanol se plantea como uno de los más prometedores biocombustibles de 2ª Generación ya que puede ser mezclado con gasolina y es perfectamente compatible con la tecnología de vehículos existente y con la infraestructura actual de distribución de combustibles.

Trigo¿Qué son los biocombustibles de 2ª Generación? Aquellos para cuya producción se emplean materias primas del tipo de desechos agrícolas frente a los de 1ª Generación que emplean grano de cereal. Así, en el caso de los de 1ª generación, se produce una competencia del empleo del cereal para la producción de biocarburantes, con el cereal destinado a alimentación, dando lugar a polémicas recientes en las que se ha culpado a los biocombustibles del incremento del precio de los alimentos. Con el empleo de biocarburantes de 2ª generación, está polémica quedaría zanjada ya que para su producción no se emplean sustratos que vayan a competir con un uso alimentario, si bien el empleo de este nuevo tipo de materias primas plantea nuevos retos tecnológicos; habrá que desarrollar innovadores métodos de procesado de las materias primas que permitan la obtención de biocarburantes a partir del material lignocelulósico que es el que se encuentra en este tipo de materias primas.

Nos puede resultar extraño el hecho de que un combustible pueda ser obtenido a partir de fuentes naturales, como el cereal o los residuos agrícolas. Estamos acostumbrados a pensar que éstos se producen a partir del petróleo. Sin embargo, muchos compuestos químicos pueden ser sintetizados a partir de materias renovables mediante un proceso de fermentación. Ese mismo proceso mediante el cual se obtiene el vino o la cerveza.

Aunque el proceso de producción de butanol mediante fermentación, tradicionalmente conocido como proceso ABE (Siglas de Acetona, Butanol y Etanol, los tres productos obtenidos a partir de la fermentación de azúcares por microorganismos del género Clostridium), se desarrolló a comienzos del siglo XX, el progreso de la industria del petróleo interrumpió su desarrollo como consecuencia de la puesta en marcha  de procesos productivos más económicos. Sin embargo en los últimos años parece que está volviendo a cobrar fuerza este proceso bioquímico y muchos centros de investigación así como empresas multinacionales (USDA-ARS, BP, DuPont, etc.) están apostando firmemente por el desarrollo de la producción de este biocarburante.

En España, ni debemos ni queremos quedarnos atrás. Por eso abordamos este proyecto en el que tres centros de investigación (CENER, CEMITEC y Fundación L’Urederra) y la empresa Acciona Biocombustibles colaboraremos con la firme esperanza de avanzar en la transición de los procesos de fabricación de carburantes hacia una economía sostenible.

En el próximo capítulo, microbiología para novatos, ingeniería genética (sí, también sirve para algo más que para clonar ovejas) y como puedo hacer que mi coche funcione con algo fabricado a partir de azúcar.

Continuará……..

(Las imágenes mostradas en esta entrada se corresponden a la planta de sistemas piloto de Fundación L’Urederra y una fotografiá de Roberto Di Siervi bajo licencia Creative Commons).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s