CARTA ABIERTA A JUAN MOROTE

Estimado Sr. Morote:

Perpleja e indignada me hallo tras leer su artículo del 17 de mayo en el diario Libertad Digital acerca de las movilizaciones del 15 de mayo y días sucesivos, y me he sentido en la obligación de escribir esta carta, que seguramente usted no leerá nunca. Y aunque la leyera, supongo que le importaría un pimiento lo que tenga que decirle una “antisistema”, porque si el sistema es éste, yo me declaro profundamente ANTI.

Fotografía propiedad de Mauro A. Fuentes Álvarez

Sr. Morote, a pesar de considerarme una personal bastante cerebral, me siento insultada por sus palabras hacia las personas que apoyamos estos movimientos ciudadanos, que cito textualmente son las siguientes:

“Son pseudomarginales desencantados con una sociedad que pretende obligarles a esforzarse y trabajar para tener una oportunidad.”

Y le explico. Soy licenciada en Químicas, estudié con beca algunos años para poder costearme los estudios y cuando no pude conseguirla trabajé veranos y fines de semana para poder seguir pagando la costosa matrícula, a pesar de ser una Universidad pública. Mi inquietud por la ciencia y el conocimiento me llevó a completar mis estudios universitarios, dediqué dos años a mi Suficiencia Investigadora y otro año más a un postgrado en Gestión de la Innovación Tecnológica. He trabajado desde los 23 años y después de desarrollar mi actividad profesional como Técnico de Análisis Instrumental ahora mismo soy Técnico Investigador en un Centro Tecnológico privado. Así que, Sr. Morote, de pseudomarginal desencantada ¡no tengo absolutamente nada! Y la sociedad no tiene que obligarme a esforzarme. Lo llevo haciendo toda mi vida, porque, aunque pueda extrañarle, existen personas con iniciativa y preocupadas por crecer intelectual y profesionalmente.

Y no soy la única. Es más, prácticamente todas las personas con las que me he topado que apoyan estas movilizaciones tienen una historia personal y profesional muy similar a la mía. No soy especial ni excepcional. Muchísimos jóvenes y no tan jóvenes de este país hemos tenido la suerte de contar con unos abuelos y padres que lucharon para que tuviéramos derechos, para que tuviéramos una educación, para que pudiéramos ejercer nuestra libertad y para que exigiéramos a nuestros representantes que nos gobernaran con respeto e integridad. Cada vez con más frecuencia oigo a políticos y periodistas hablar a la ciudadanía como si fuéramos unos cabezas huecas a los que se puede manipular como marionetas. A lo mejor pueden hacerlo. Pero por lo menos tenemos derecho al pataleo y a reivindicar lo que creemos que es nuestro de manera pacífica y sin colores políticos ni sindicalistas.

Tenía la ilusión de vivir en un país democrático en el que se respeta la libertad de expresión y los periodistas no se ceban en el insulto burdo y fácil hacia un colectivo de personas, que a pesar de ser de muy diferentes condiciones sociales, comparte el objetivo de conseguir despertar las conciencias y reivindicar un país en el que se respeten los derechos de todos y en el que nuestros representantes políticos sean un reflejo de los ciudadanos. A día de hoy, esto no sucede y tenemos derecho a gritarlo a los cuatro vientos. En Sol, en la Plaza Cataluña, en la Plaza Arriaga o en la del Mercado. Sr.Morote, esto se llama el Derecho Constitucional de Reunión, regulado por el artículo 8 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio. Por si no lo sabía.

Y sigo citando sus palabras:

“Son una panda de andrajosos malcriados que suben al Mercedes de papá con los pantalones rotos bien arrastrados por el asfalto”.

Ni andrajosa, ni malcriada. No tengo un Mercedes, ni mi padre tampoco. Tengo un modesto turismo de 3 puertas, como la mayoría de la gente, pagado por una servidora gracias a un préstamo personal que pedí a un banco y que pagué religiosamente durante 3 años. Pero Sr. Morote, aunque tuviera un Mercedes, aunque tuviera un ático en la Gran Vía, pagado por mí o por mi santo padre, eso no me quita el derecho a quejarme de lo que me dé la real gana. Siempre que se haga de forma pacífica. Si por fin nos hemos quitado el esparadrapo de la boca y les pica, pues arrásquense. Pero ya basta de insultos y mentiras.

No somos perroflautas, ni punkies, ni marginados, ni vividores, ni vagos, ni maleantes. No actuamos bajo ninguna consigna política como se ha dicho en muchos medios. Esto ha levantado ampollas precisamente por todo lo contrario. Porque en las movilizaciones hay abogados, bomberos, historiadores, informáticos, músicos, obreros, madres, oficinistas, arquitectos, abuelos…… estamos todos. Porque les hemos demostrado a muchos que una parte de la sociedad piensa, algo que no les conviene mucho, ya que cuanto menos pensemos más manipulables seremos. Y que por fin nos hemos decidido a salir a la calle.

Estoy convencida de que nada de lo que hagamos cambiará el resultado de las elecciones. Creo que ni siquiera lo hacemos por eso. Personalmente solo pretendo que dejen de tratarnos como borregos y que dejen de insultar a la inteligencia de los ciudadanos. Es el momento del “YA BASTA”.

Termino con otra de sus frases magistrales, en las que dice:

“Habría que explicarle a todos los progres de este país que si cuando crían, crían cuervos, a poco que se dediquen tendrán muchos”.

Sr. Morote, mis padres no son progres ni lo han sido nunca. Pero se molestaron en criar a su hija bajo una escala de valores basada en el respeto, la libertad de pensamiento y con la ferviente creencia de que en un país democrático y con la educación adecuada podría convertirme en lo que quisiera.

Siempre quise ser investigadora y con el tiempo lo conseguí. Pero hoy he decidido que también soy una antisistema Sr. Morote, una antisistema con 10 años de vida laboral, una licenciatura y un trabajo que apela constantemente a mi cerebro.

Creo que sólo usted es capaz de llamar a eso “pseudomarginal”.

Anuncios

9 pensamientos en “CARTA ABIERTA A JUAN MOROTE

  1. @davicillo81

    Imposible haberlo expresado mejor. Me siento totalmente identificado con lo que dices. Yo también soy licenciado en química y ahora me dedico a la Gestión de proyectos de I+D para empresas de toda España, y llevo trabajando desde los 24 años. Pero antes de trabajar donde estoy ahora, sentado en esta oficina, empecé repartiendo ropa con una furgoneta por los restaurantes de mi ciudad, y luego me puse a ayudar con tareas de fontanería con mi tío.

    Yo también tengo un coche que se cae a cachos porque lo compré de segunda mano y el pobre me hace todavía la función de llevarme y traerme a los sitios y estoy pagando una hipoteca como todo hijo de vecino.

    Con esto quiero decir, que no soy un andrajoso ni un malcriado. A mí nadie me ha regalado nada, y que personas como el Sr Juan Morote, lo único que hacen es despertar aún más la rabia de los inconformistas.

    Responder
  2. Beto

    Estuve el domingo en la manifestación de Madrid, y sí, es posible que se unieran algunos anti-sistema (de los anti-todo, no anti este-sistema), de los que llevan una bandera de la URSS (sin sentido en esta manifestación, desde mi punto de vista). Pero éstos son una minoría que se apunta a cualquier cosa, simplemente ignorar y punto.

    La gran mayoría fueron estudiantes, trabajadores, familias (enteras) y personas mayores, y todas ellas podían dar razones de sobra para estar cabreadas con ESTE-SISTEMA.

    Si hubiera que poner un nombre a esta manifestación, para mí sería la manifestación del cabreo general, es decir, no todos estaban allí por lo mismo, pero todos estamos igualmente cabreados por cómo se hacen las cosas en este país de pandereta.

    Y no, no soy un pseudomarginal, soy ingeniero técnico informático, participo en diversos proyectos “open-source” tanto de informática como de electrónica (la cual es mi pasión). Trabajo en lo mío desde los 21 años aunque antes tuve trabajos esporádicos de todo tipo; descargando camiones, montando muebles, etc y… NUNCA HE ESTADO UN SOLO DÍA DE BAJA. Ahora tengo 8 años más y NO puedo permitirme dejar de estudiar, ya que mi sector es así de dinámico. Por si fuera poco, mis inquietudes científicas me tienen ensimismado a diario, de ahí que soy despistado por definición.

    Y por supuesto, tengo hipoteca y coche. Entonces, porqué narices me “molesto” en ir a Madrid (casi 4h en coche) un domingo cuando el lunes tengo que estar trabajando a las 8h ? Porque que yo tenga trabajo, casa y coche, no significa que ya sea un ciudadano manso, de los que les gusta a ESTE-SISTEMA.
    Tengo amigos con trabajos precarios, familiares que se han quedado en paro, pero lo que más me cabrea en este momento, es algo que expresa una de las pancartas que pude ver el domingo: “NO HAY PAN PARA TANTO CHORIZO”.

    Sr Juan Morote, obviamente usted se quedó en casa ese día y sólo vio lo que los medios le quisieron enseñar. No te culpo, es culpa de ESTE-SISTEMA. Finalmente, me gustaría poder decirte, Sr Juan Morote, que respeto su opinión, pero como dice una canción: “Yo solo respeto a quien me respeta a mí, sea mi padre, mi madre o un lancero bengalí”. Y usted, Sr Juan Morote,lo ha faltado a mi persona.

    Me hubiera gustado publicar en “libertad digital” este comentario pero he visto que ha de pasar una revisión por la redacción, lo cual hace un dudoso honor al nombre del periódico en sí…

    Investigadoraenapuros, mi enhorabuena por tu artículo. Es otro granito de arena más, pero de esos que hacen montañas.

    Responder
  3. Alberto

    Lo único bueno que se puede decir de estos provocadores de la ralea de Sostres y companía, como este tal Morote (vaya nombrecito; ya podría usar un seudónimo), es que sus soflamas sirven para espolear conciencias y producir una respuesta razonada, habitualmente de mucho más valor que la provocación original. Lo terrible es que, en este país, hay poco lugar para la reflexión y las respuestas valiosas quedan casi siempre a la sombra de las salidas de pata de banco de los apóstoles del «hoy voy a soltarla gorda». Se reclama la atención sobre los problemas, pero el público acaba mirando en la dirección equivocada.

    Responder
  4. Pingback: Enlaces yuriesféricos del 18/05/2011 | La Yuriesfera

  5. Angel Medina

    Muy bien, amiga, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has expuesto. Es lamentable que personas como el Sr. Morote tengan acceso a los medios de comunicación.
    Un saludo.

    Responder
  6. Rubén

    Me ha encantado tu carta. Yo soy licenciado en Biología, profesor de instituto con una edad escandalosamente provecta, y también me considero antisistema. Creo que hay que rescatar esta palabra del uso peyorativo que se le está dando. Si el sistema económico que actualmente controla el mundo es tan profundamente injusto, lo decente es ser antisistema.
    Y no hay que avergonzarse de ello.

    Responder
  7. Antonio

    El tiempo transcurrido desde el comienzo de la “manifestación antisistema 15 M” sin la obtención de permiso alguno a la autoridad democráticamente constituida en nuestro país, ha demostrado que el Sr. Morote tenía razón.
    Los que vivimos en época de dictadura tuvimos que trabajar duro para alcanzar el bienestar del que estamos disfrutando. Económico y de libertad. Usted se queja de que ha estudiado y no tiene trabajo. Pus hay 5 millones de personas en la misma situación.
    La solución no es pegar fuego al campo. La solución es pensar, con su buena capacidad deductiva, quién ha provocado la ruina de este país. Y como no dudo que se dará cuenta de quien ha sido, en las próximas elecciones vote coherentemente.
    PERO, POR FAVOR, NO VAYA USTED PEGANDO A LOS JÓVENES CATÓLICOS QUE SE ENCUENTRE POR SU PASO. ESE NO ES EL CAMINO NI EL DESTINO.
    Teneiendo por seguro que no leerá esta respuesta a su misiva abierta, reciba un cordial saludo y vuelva a sus quehaceres.
    Antonio

    Responder
    1. Autor Autor de la entrada

      Estimado Antonio:
      Solo quiero puntualizar algunas cosillas que al parecer no le han quedado lo suficientemente claras:
      1) En ningún momento me he quejado de no tener trabajo, porque por suerte lo tengo. Siempre lo he tenido, porque he trabajado desde los 18 años para pagarme los estudios. Me siento terriblemente afortunada por ello pero también orgullosa porque creo que si lo tengo es porque me lo he ganado. Y siento enormemente la situación de desempleo de muchos trabajadores de este país que desearian poder estar trabajando y están preparados y dispuestos para ello. Así que quizá debería darse otra vueltecita al post a ver si se le ha escapado alguna otra cosilla.
      2) Por supuesto que votaré coherentemente en la próximas elecciones, como siempre lo he hecho desde que tengo derecho al voto desde hace unos cuantos años. Seguramente más de los que usted se piensa. Sin embargo, además del derecho al voto, los ciudadanos de este país también gozamos de otros derechos amparados por la Constitución como el derecho de reunión, entre otros. Sospecho que mi voto no será de su agrado, pero por suerte el voto es libre.
      3) Me ruega que no, y cito textualmente, “vaya pegando a jóvenes católicos, etc, etc, etc…” En este caso tiene usted suerte. No tengo por costumbre practicar ningún tipo de violencia, ya que las madres Agustinas me educaron hace muchos años en unos valores de tolerancia y respeto que sigo practicando. No porque me considere católica, a pesar de venir de una familia que lo es, si no porque esos valores representan todo en lo que creo como persona.
      4) Leo absolutamente todos los comentarios que llegan al blog y como puede usted ver no hay ningun tipo de censura y son publicados tal y como han sido redactados por los autores.
      5) No solo vuelvo a mis quehaceres, querido Antonio, si no que nunca me he alejado de ellos. Entre ellos se encuentra escribir esta humilde bitácora en la que me expreso libremente sobre los temas que me interesan, manteniendo el respeto a todas las ideologías, culturas, religiones e ideas, aunque no sean las mismas que las mias. Ese es el juego de la democracia y de la libertad de opinión.

      Me va a permitir, querido Antonio, que le haga una recomendación, ya que ha tenido la deferencia de dirigirse a mi persona en particular. No confunda usted churras con merinas y no juzgue a las personas sin saber absolutamente nada de ellas, como ha hecho conmigo en este caso. El día que lo haga seguro que descubre un mundo mucho más limpio y honesto.

      Gracias por pasarse por el blog y le espero para cuando usted guste volver a compartir sus opiniones, pero la próxima vez, le rogaría que con un poco más de educación, si no le importa.

      Responder
  8. Herenciasdonaciones con margen

    Pregúntele al Sr. Morote por su salario, sus coches si son varios, sus camisas, sus gemelos y relojes que seguro hay que referirse a ellos en plural, por si accedió cómo al cargo de gerente y no conozco demasiadas universidades con dos personas de iguales apellidos (tal vez, hermanos ¿?)… VERGUENZA… pero encima tiene tiempo hasta de escribir… muy bien, muy bien…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s