LOS ANALÍTICOS TAMBIÉN SON QUÍMICOS

Espectrofotómetro de UV-VIS

Haciendo una analítica mediante espectrofotometría UV-VIS

No sé la de veces que tuve que escuchar durante mi estancia en la Universidad, primero realizando prácticas y después durante la Suficiencia Investigadora, la dichosa frase de “los analíticos no son químicos”. Como es obvio, mi especialidad es la Química Analítica, concretamente la cromatografía, una técnica de análisis instrumental con la que he seguido trabajando habitualmente en mi vida profesional.

Bien cierto es que los químicos analíticos no seríamos nada sin los ingenieros que han sabido diseñar y desarrollar los equipos de análisis, pero cuando surge un problema en un ensayo, cuando un cromatograma parece indescifrable, cuando hay que poner a punto un método nuevo, es cuando el químico que llevamos dentro tiene que salir a flote. En ese momento tienes que poner a prueba todos tus conocimientos de química orgánica e inorgánica para descrifrar que ha pasado en las tripas del cromatógrafo o como mejorar el tratamiento de muestra.

La imagen más literaria y extendida de un químico es la de un tipo de mediana edad, raruno, con bata blanca, rodeado de miles de frascos y matraces que están llenos de líquidos de colores y, a ser posible, echando humo sin parar. Nada más lejos de la realidad. Cada vez hay más mujeres en los laboratorios, la mayoría de las disoluciones son incoloras y si algo echa humo (cosa que sucede en contadas ocasiones), seguramente tenemos un problema.

Además, la Química Analítica Instrumental tiene como mayor objetivo a día de hoy ser capaz de analizar sustancias que se encuentran en muy baja concentración, lo que se denomina análisis de trazas, por lo que el material de trabajo se aleja mucho de esa estampa de grandes matraces y recipientes borboteando cual volcán en erupción.

Para que os hagáis una idea de lo que estoy hablando, ahí van unos cuantos ejemplos.

Empezando a analizar

Material de trabajo

Material de trabajo habitual de un químico analítico

Lo primero que debe hacer un buen químico antes de ponerse a trabajar es colocarse la bata, las gafas de seguridad y los guantes. Primero para protegerse y segundo para no contaminar las muestras. Esto es especialmente importante en el caso de análisis de trazas y cuando se trabaja con patrones o materiales de referencia.

Gran cantidad del material del laboratorio es desechable. En este caso, la imagen muestra una pipeta Pasteur de vidrio y una micropipeta con sus puntas desechables. Estos dos elementos son fundamentales para el manejo de pequeños volúmenes de líquidos y en el caso de la micropipeta, con una gran precisión. Concretamente, esta micropipeta permite manejar volúmenes de 20 a 200 microlitros. Ambas son un “must” a la hora de preparar las disoluciones de calibrado que servirán como referencia a la hora de determinar la concentración de la sustancia concreta que se está analizando.

Preparando las muestras

Material de trabajo

Elementos imprescindibles en análisis cromatográfico

La mayor parte del material del laboratorio que se usa para análisis instrumental debe estar limpio y perfectamente seco. Para ello toda la vidriería de que no es de usar y tirar se lava con acetona. Y para ahorrar tiempo, se seca con un secador de pelo. Sí, sí, tenemos un secador de pelo, y a veces hasta una batidora para triturar las muestras (truquillos caseros). Las cantidades de muestra que se manejan para análisis instrumental suelen ser pequeñas y es muy habitual utilizar matraces de volúmenes de 10 o 5 mL, o como estos, que son de 1 mL. Cuando una muestra ha sido tratada (normalmente mediante alguna técnica de extracción), purificada y corregida su dilución, ya está preparada para ser sometida al análisis cromatográfico. Hasta que llega ese momento se almacena en viales, que pueden ser de diferentes tipos. En este caso son viales ámbar, para evitar que la luz pueda descomponer la muestra.

Análisis instrumental

Cromatógrafo de gases

Cromatógrafo de gases

El cromatógrafo de gases se ha hecho especialmente famoso gracias a algunas series de televisión tipo CSI en las que, casi mágicamente, el resultado del análisis es tan sencillo de obtener como colocar el vial en el carro de muestras, darle a un botón de color rojo y esperar a que la impresora haga su trabajo. Ójala fuera así de fácil. La realidad es que detrás de eso hay un enorme trabajo previo de desarrollo del método cromatográfico y de análisis de cada uno de los cromatogramas. Así que, lo que a los pupilos de Grissom les cuesta minuto y medio, a los cromatografistas nos puede llevar horas. Aún así es una técnica que permite detectar compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles a muy bajas concentraciones (partes por millón o incluso partes por trillón) que sería casi imposible de determinar con técnicas de análisis clásicas.

Química Analítica en la vida real

Espero que estas imágenes y sencillas explicaciones sirvan para abrir una pequeña ventana a un laboratorio de análisis y para romper esa imagen típica de los químicos mucho más cercana al profesor Bacterio que a la realidad de nuestro día a día.

Puede que los químicos analíticos no sinteticemos nuevos compuestos, que no seamos los padres de la Química, pero en este mundo en el que vivimos, donde el cuidado del medio ambiente se está haciendo imprescindible, donde el control de los procesos de producción puede ser la clave del éxito para una empresa, tenemos mucho que decir y muchas cosas nuevas que aportar.

Seguiremos analizando.

Notas:

 Dedicado a Txino, Gustavo, David, Álvaro, Alejandro, Cecilia, Susana y Cristina, todas las personas que me enseñaron todo lo que sé sobre Química Analítica.

Este post participa en la VI edición del Carnaval de Química que este mes se aloja en este blog.

Anuncios

16 pensamientos en “LOS ANALÍTICOS TAMBIÉN SON QUÍMICOS

  1. Pingback: Enlaces yuriesféricos del 05/07/2011 | La Yuriesfera

  2. Laura

    Bueno, bueno, eso de que los químicos, en este caso química, no sois pelín rarunos…y teneis cierto aire al profesor Mc Fly…dejémoslo a un lado. Si que es cierto que, en general, la investigación no es como nos la pintan en las pelis americanas. Hay un proceso previo lento y, en muchas ocasiones, tedioso hasta que llegas al comienzo de algo que quizás puedas desarrollar o quizás no. Pero…qué sería de nosotros sin la investigación!!!!..el ser humano es curioso por naturaleza.
    Y sí, estoy contigo en que cada vez hay más mujeres en esto, tanto estudiantes como profesionales.
    Las grandes productoras tienen que idear una científica brillante, con dotes adivinatorias y que no se derrita por los huesos de ningún superior, sino que sea inmune a los encantos de cualquiera que se le acerque demostrando así su gran profesionalidad….jajajajaja

    Responder
  3. Jose

    En primer lugar felicitar, como siempre, a Patricia por esta fenomenal entrada que me ha hecho recordar viejos tiempos donde la analítica fue mi verdadera pesadilla…La marcha de los cationes, la de los aniones, problemas infumables….uffff….
    Pero tengo que reconocer que no solamente me terminó gustando sino que, en el campo de la bioquímica, que es donde acabó este viejo químico, uso la cromatografía casi a a diario. EL HPLC es mi otro hermano, las fases móviles mis hermanas y las columnas mis enemigas…pero las quiero y las cuido como si fuesen de la familia…
    Ya me conoces y siempre doy mi opinión personal…pues ahí va:
    En mi opinión, y en la de mucha gente, los analíticos no solamente son químicos, sino que son los verdaderos químicos.
    Un abrazo

    Responder
  4. César

    Tras felicitar a Patricia por su entrada, me gustaría discrepar con Jose. Si decimos que los analíticos son los verdaderos químicos hacemos de la química una ciencia instrumental, en el sentido de que ya no sería ciencia sino técnica, pues su objeto ya no sería el conocimiento y comprensión del universo. Lo que sí hacen los analíticos es responder a la imagen popular de la química, pero eso es otra cosa.

    Es un hecho cierto que un analítico bueno debe saber mucha orgánica, inorgánica y química física, aparte de conocer en profundidad el fundamento de los equipos con los que trabaja. La química, y como parte de ella la analítica, debe generar esos conocimientos previamente. Dada la extensión de esta ciencia hoy día, no hay nadie (persona o especialidad) que puede atribuirse el adjetivo “verdadero” cuando, por necesidad, la interdisciplinariedad es el pan nuestro de cada día.

    Saludos cordiales.

    Responder
    1. Jose

      Hola a todos. Me encantan estos debates y más sin son con gente de altura como Cesar. Tras el peloteo inicial paso al ataque.
      Veo grave la frase: “Si decimos que los analíticos son los verdaderos químicos hacemos de la química una ciencia instrumental, en el sentido de que ya no sería ciencia sino técnica”. Si eso es así, equipararíamos a un Químico Analítico con un técnico de F.P…el Químico Analítico no se limita, ni mucho menos, al mero hecho de extraer unos datos. Analiza, presenta resultados, los estudia, los discute,….cosa que no hace un “técnico”…con todos mis respetos.
      Como muestra un botón. En mi plan de estudios habían 4 especialidades: Bioquímica (ma que yo escogí), Ingeniería Química, Química Agrícola y Química Fundamental (donde estaba encuadrada la Química Analítica).
      Tras los desafortunados cambios en los Planes de estudios la carrera de Químicas se dividió en 4 carreras: Licenciatura en Biquímica, en Ciencia y Tecnología de los Aliimentos, en Ingenería Química y la actual Licenciatura en Químicas…Imaginaís donde quedó encuadrada mayoritariamente la Química Analítica?…Evidentemente en la Licenciatura en Químicas.
      De todas formas no concibo a ningún químico, sea cual sea su especialidad, sin una alta formación en Química Analítica. Puedes saber más o menos de Orgánica, Inorgánica, Bioquímica…pero la Analítica, mi odiada Química Analítica, siempre es necesaria….
      A pesar de todo, estoy de acuerdo con Cesar..hoy en día la interdisciplinariedad es necesaria, casi obligada…a pesar de que haya colectivos que sigan poniendo trabas a trabajar en equipo…
      Venga Cesar contraaataca…
      Jose

      Responder
      1. Dani

        Patricia, me ha gustado mucho tu entrada. Explica un trabajo muy atractivo y poco conocido aunque muy extendido como salida profesional de la química. Por motivos profesionales trabajo mucho en contacto con laboratorios de análisis químico, y he de reconocerte que cuando he tenido alguna duda en los resultados que me remiten o en la elección de soportes para la toma de muestras de contaminantes, siempre he encontrado un interlocutor químico de los de verdad. 😉 Luego decir eso de “los analíticos no son químicos” es una tontería… como bien has dejado claro en el post.

        Un saludo

    2. César

      Que no iba por ahí, hombre. Ciencia versus Técnica. Facultades de Ciencias frente a Escuelas Superiores de Ingeniería.

      Los ingenieros aplican conocimientos científicos pero su objetivo profesional no es descubrir cómo está hecho el universo. Si reducimos la química a la analítica, la “tecnificamos”, por mucha capacitación que sea precisa para llevarla a cabo. La química va mucho más allá, y la analítica con ella.

      Más saludos cordiales.

      Responder
  5. Dani

    El comentario anterior no pretendía ser respuesta a otro comentario. Es independiente y se ha colado por error en el lío de Jose y César, que piensan lo mismo y parece que no lo saben 😛

    Responder
  6. Jose

    Dani claro que lo sabemos…pero habrá que darle vidilla al Bolg de Patricia…Esto es como Sálvame de Luxe…jejeje
    Saludos a los dos..y a Patricia claro…

    Responder
  7. Patricia Autor de la entrada

    Jose, César, Dani, muchísimas gracias por vuestras aportaciones. Me encantaría que muchos de mis antiguos compañeros y algunos profesores leyeran vuestros comentarios. Y creo que todos estamos de acuerdo en algo, un equipo interdisciplinar de orgánicos, inorgánicos, quimico-físicos, bioquímicos y analíticos es imprescindible para el avance de la química. Los unos sin los otros estaríamos cojos.

    Estoy encantada con vuestro pequeño debate. Ójala se repita.
    Un saludo enorme a los tres!

    Responder
  8. Alfonso

    La verdad que nunca en mi vida oí esa frase de que “los analíticos no son químicos”, pero claro, yo apenas soy un estudiante de bioquímica, capaz que cuando egrese escuche otras cosas 😛
    Y bueno, tendrás que disculparme, pero la química analítica no es la rama de la química que más me interesa xD

    Responder
  9. Marcos Jurado

    Navegando por aquí me ha llamado la atención su entrada de este blog. Es algo que siempre he sentido sobre la nuca, la mirada del “Químico verdadero” y el comentario pseudo-jocoso sobre las labores del Analítico. Eso durante la suficiencia investigadora (el DEA, que duró pocos años en Sevilla) y durante la tesis. Después, el destino quiso que me dedicase a la docencia universitaria, y ciertamente se diluyen esas opiniones, por lo menos de forma pública.
    El Químico Analítico ha sido desplazado de la Ciencia Pura en muchas ocasiones, hacia la Ciencia Técnica. Pero dejadme que os presente las palabras de Don José Casares Gil, primer catedrático de Análisis Químico y Técnica Física de la Facultad de Farmacia de Barcelona en 1988: “El análisis es el método constantemente empleado por los químicos; podríamos decir que es el método de la investigación química. Hasta los métodos sintéticos necesitan la comprobación analítica. Se reúnen varios cuerpos, se produce una reacción, se aísla una sustancia. ¿Queremos asegurarnos que el cuerpo obtenido es el que esperábamos? Pues debemos acudir al análisis de este cuerpo y a comprobar sus reacciones características”. Efectivamente, la ciencia necesita de hipótesis y comprobaciones para su avance, siendo por tanto el análisis químico, una parte primordial en el desarrollo de esa parcela de ciencia que llamamos Química.
    Otra cuestión interesante es la vinculación entre la Química Analítica y la formación pues, como decía el profesor Bermejo, “la Química Analítica no es una materia útil tan sólo para el que pretenda cultivarla en especial, sino una disciplina que ayuda a formar la mente del futuro químico, llegue este a ser analista, industrial o investigador”.
    Cuando hablo con mis alumnos les hago referencia a la importancia de la Química Analítica en el desarrollo de la Ciencia, y en su formación, independientemente de que se dediquen a la síntesis, a la industria, a las ventas, o a lo que quiera que le toque hacer.
    Le animo a seguir en su linea.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s