Archivo de la etiqueta: balance de año

HACIA EL 2011…..

Los que me conocen ya saben que no tengo el espíritu navideño muy desarrollado. Aun así, tengo mi corazoncito y nunca puedo evitar pensar en todas las cosas que me han ido pasando durante el año cuando éste se acaba. El 2010 ha sido muy especial para mi. Han sucedido muchas cosas inesperadas y la inmensa mayoría han sido positivas, enriquecedoras y muy emocionantes.

Este año que acaba ha estado marcado por algunas cosas que han hecho que por fin encuentre mi espacio. Ese metafórico lugar del universo que siempre he estado buscando, en el que sentirme cómoda, tranquila y en paz con el mundo. Mi mundo. A pesar de que me quedan mil cosas por aprender, y que espero seguir aprendiendo y renovándome constantemente, creo que por fin puedo decir que sé quien soy, y lo más importante, que sé a donde quiero ir.

En lo profesional, tengo que sentirme afortunada por ser una de las personas que puede decir que trabaja en lo que le gusta y que aprende cosas nuevas casi todos los días.

Gracias a cobrar puntualmente todos los meses, cosa quizás hasta raramente extraordinaria en los tiempos que corren, he tenido la posibilidad de empezar mi propia vida y poder dejar a mis padres tranquilitos de una vez por todas. La convivencia conmigo misma no ha sido tan aterradora como pensaba en un principio, aunque los días en los que tienes un tirón de espalda y no llegas tu sola a rociarte el omoplato con reflex ¡son toda una odisea!, por poner un ejemplo. El caso es, que vivir sola es una de las mejores cosas que he podido hacer en la vida, que me siento a gustísimo y que creo que solo echaré de menos el tener un compañero cuando venga la factura de la calefacción.

A nivel personal, creo que lo mas importante son esas pequeñas cosas que han hecho de este año algo diferente: el reencuentro con Oscar en el curso de gestión de la innovación, los cumpleaños con mis amigas, las quedadas en Pamplona, los días de verano en la costa de Vizcaya, las aventuras de la fuga de agua en Durango, el drama de que se rompa la cama el día que te trasladas definitivamente, un pequeño terremoto emocional, el descubrimiento de Twitter y la maravillosa gente que se mueve dentro, la temporada de desmelene, los tuppers de comida congelada de mi madre, los reencuentros con mis compañeros de universidad, ver crecer a los peques, las últimas adquisiciones tecnológicas (me refiero a mis maravillosos MacBook y iPhone que me tienen loca), el concierto de Fito….. y mil cosas más que me dejo en el tintero.

Muchas cosas en mente para el próximo año. No sé si se quedarán en proyectos potenciales o conseguiré materializarlos, pero por lo menos no dejaré de intentarlo. Entre ellos, participar en dos de las cosas que me han fascinado en este último año: la divulgación científica y la comunicación 2.0. La primera, siempre me ha interesado y me gustaría poder contribuir en la medida de mis posibilidades. De hecho, algo tengo entre manos. Pero no quiero decir nada más, que estas cosas, si se cuentan antes de tiempo se gafan!! Y la segunda se la debo a una persona que me ha descubierto las enormes posibilidades de comunicación que todos tenemos, simplemente por tener un ordenador y una conexión de ADSL. Un mundo lleno de infinitas historias (algunas de ellas solidarias), negocios, herramientas, cultura, información y entretenimiento que se esconden (o no) en la inmensidad de la red y detrás de las cuales siempre se encuentra una persona.

Sin embargo, lo mas divertido, lo más interesante, lo más emocionante, lo más excitante que me ha sucedido en este agitado 2010, es precisamente lo que no se puede contar……… Todo el mundo tiene sus secretos.

Quiero dejar mi felicitación para este nuevo año 2011, en el que espero que no dejemos de creer, imaginar, actuar, crecer, escuchar, querer, sentir, aprender y emocionarnos con lo que nos toque vivir en cada momento.

Nos vemos el año que viene………….

 

 

Anuncios